Dime si gateaste y te diré como te mueves

Vivimos en continua adaptación al medio y el paso más importante en la evolución ha sido pasar de andar a cuatro patas a mantenernos de pie. Podemos entender de forma maravillosa este proceso, observando las primeras etapas del bebé. Primero no puede sujetar la cabeza y tampoco moverse, lo siguiente será poder voltearse, más tarde reptar, gatear, ponerse de pie y caminar. Es importante llegar a completar todas las etapas sin saltarnos ninguna. El bebé desarrolla habilidades necesarias para pasar de una etapa a otra. No debemos interrumpir o acelerar el proceso. Muchos de los desequilibrios que podemos llegar a sufrir durante nuestro crecimiento, pueden deberse a ello.

El Método Feldenkrais entre otras cosas, puede ayudar a completar aquellas etapas que en su momento no llegamos a desarrollar siendo niños. No importa la edad para tener la oportunidad de retomar alguna de las etapas del desarrollo y así ayudarnos a integrar movimientos nuevos y de esta forma llegar a ser más completos. Si tienes problemas de equilibrio, coordinación, problemas de columna, etc… Quizás seria útil pararte a pensar si gateaste.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.